Seguinos

Femenino

Viviana Albizu: «Nadie te explica como sobrellevar esto»

Viviana Albizu

La vida muchas veces nos lleva a sitios y situaciones que no esperamos.

Viviana Albizu, entrenadora, formadora y referente del básquetbol femenino de la ciudad, tuvo que sobrellevar la amputación de una pierna. Y pese a un infortunio tan difícil de superar, Vivi mira el futuro con optimismo: «el básquet es mi psicólogo».

VIVIANA ALBIZU: «EL BÁSQUET ES MI VIDA Y MI MOTOR»

Viviana Albizu

Viviana Albizu de vuelta en su lugar en el mundo.

En cada entrenamiento, en cada concentración con las selecciones de Bahía, Viviana Albizu siempre regala una sonrisa. Su expresión radiante y optimista no cambió pese a haber sobrellevado una operación más que delicada. Se levanta todas las mañanas  «en busca de sortear cada desafío que se presenta».

Tras un mes de internación con la incertidumbre lógica de no saber el desenlace de su situación clínica, Vivi reflexiona sobre lo sucedido: «Estaba tan mal que no recuerdo mi última operación. Por suerte, ya pasó lo más difícil. Lo único que quiero ahora es que me den el alta definitiva».

Todavía con las emociones a flor de piel, la entrenadora de las selecciones femeninas de la ABB y bicampeona con El Nacional del torneo superior, relató lo sucedido en primera persona.

“Hoy estoy bien, tratando de superar todos los problemas que me genera estar en una silla de ruedas, pero con buen ánimo para encarar lo que viene. Estoy trabajando para que la rehabilitación sea lo mejor posible y ya estoy muy cerca de que me den el alta. Una vez que ocurre, podré encarar definitivamente mi adaptación a una prótesis que me devuelva la movilidad”.

Cuando las noches fueron oscuras, la motivación de volver a estar en una cancha con sus dirigidas funcionó como motor para seguir adelante.

“La cancha es mi psicólogo. Vengo lo más temprano que puedo porque necesito estar en contacto con la actividad desde las primeras horas del día. Me sirve para no hacerme la cabeza ni autocastigarme por lo que me tocó vivir. Acá en el club soy la de siempre, y eso me ayuda muchísimo para seguir adelante”.

Viviana Albizu El Nacional

Atentas a las instrucciones de Viviana Albizu las jugadoras de Primera División

“Cuando estaba en casa y pensaba en la vuelta a la actividad tenía mucho miedo. No sabía como iba a readaptarme a los entrenamientos desde una silla de ruedas. Tuve que cambiar mi manera de entrenar para explicar situaciones desde la comunicación oral y no desde la corporal. Por suerte las chicas lo entienden y me acompañan en este camino de reconversión”.

Viviana Albizu es una de las referentes del básquet femenino en la ciudad. Una luchadora para que las chicas siempre tengan las mismas posibilidades que los varones. Vivi pasó por diversos clubes y cosechó éxitos desde lo deportivo y desde lo humano.

“Nadie te explica cuando hacés el curso de entrenador que un día no vas a tener la movilidad que tenías antes. Es un desafío gigante, por lo menos hasta que tenga la prótesis. Con eso ya podré entrenar de la manera que lo hacía antes”, señaló. “En cuanto me den el alta voy a poder encarar la última etapa que es la de adaptación a la prótesis. En mi caso, por el tipo de actividad que realizo tengo que usar una que es de “tipo cuatro”, para alta movilidad y resistencia. Lamentablemente es la más cara, pero el beneficio sería enorme dado que me permitiría realizar actividad normal, incluso hasta correr”.

La búsqueda de referentes que atravesaron situaciones similares, le permitió a Viviana fortalecerse desde lo interno, creció su esperanza y la motivó para encarar la rehabilitación con todas las ganas.

“Hablé con muchísima gente que pasó por este tipo de situaciones. Me puse en contacto con un profe que sufrió una amputación similar a la mía. En la actualidad está haciendo actividad como antes. La prótesis de tipo cuatro que te da la chance, incluso, de meterte al agua. Para alguien como yo que trabaja hace más de 20 años en colonia de vacaciones, saber que voy a poder hacer el trabajo es un alivio y una motivación enorme”.

“Mucha gente me ayudó y me dio fuerza para atravesar algo doloroso e imprevisto. Es lindo sentirse querida. No tenía dimensión de la cantidad de gente que me apreciaba o me tenía en cuenta. Laura (Cors) me dice que “cosecho lo sembrado”, hubiese preferido enterarme de otra manera (rie), pero es muy alentador. Los amigos son un motor importante para que hoy esté acá hablando con vos”.

PODÉS AYUDAR A VIVIANA ALBIZU

La prótesis necesaria para realizar la actividad de alta movilidad es muy onerosa, por lo que los interesados pueden colaborar para que Vivi Albizu pueda retornar a las canchas de la mejor manera.

Cuenta vivi

La vuelta a la actividad será en medio de su proceso de recuperación y adaptación a la prótesis por lo que deberá delegar funciones, aunque sea de manera momentánea.

“Voy a dirigir Primera y estaré ayudando a Josefina Calvento con las U17 y U15 hasta que ya esté adaptada por completo a la prótesis y pueda volver a dirigir como antes. Las más chiquitas van a estar a cargo de Belén Tombesi, porque en la formación técnica en Mini y premini, se necesita de demostración corporal para la enseñanza”.

“Ahora son todos desafíos desde que me levanto hasta que me acuesto. Mi personalidad me empuja todo el tiempo a crecer para tener independencia. Estoy con muchas ganas y trabajo día a día para mejorar mi situación”.

CAMPAÑA DE SPONSOREO BASQUET FEMENINO EL NACIONAL

En busca de consolidar el básquetbol femenino en la institución celeste, se lanzó una campaña para sumar becas y solventar gastos necesarios para el desarrollo de la actividad.

“El 2020 fue un año muy difícil para la actividad. La pandemia nos perjudicó mucho porque perdimos a varias chicas, casi un 50% en medio de la etapa de cuarentena más estricta. Pudimos solventar gastos y becas con ventas de tallarines y otras cosas, pero necesitamos de un ingreso extra para que la actividad del femenino se consolide. Decidimos hacer una campaña de sponsoreo para aquellos que quieran colaborar con nosotras. Con una publicidad en la cancha nos pueden dar una mano muy importante”, dijo Albizu. “Estamos en medio de un proceso de reclutamiento para recuperar a todas las chicas que se alejaron del básquet por el COVID, y además apuntamos a que las más chiquitas quieran jugar al básquet. Para que el femenino se consolide necesitamos que las categorías más chicas tengan jugadoras. Hay que agrandar la base de la pirámide”.

“Las chicas de Primera están con muchas ganas de jugar, ojalá que se pueda dar el torneo porque necesitan competir. Somos muy pocos equipos y se entiende que el riesgo de contagiarse es para todos igual. Necesitamos volver a las canchas aunque entiendo que es una decisión del Municipio y la Provincia”.

Con la esperanza a flor de piel, Viviana Albizu se traza una meta emocionante para 2021: recuperarse por completo para volver a ser protagonista dentro de una cancha de básquetbol.

Facebook

Seguínos en Twitter

Más de Femenino