Seguinos

Clubes

Velocidad y su proyecto de básquet femenino

Velocidad

En el marco de la consolidación del básquet femenino en Bahía Blanca, Velocidad y Resistencia, apuesta a las bases y suma un proyecto amateur muy particular.

VELOCIDAD Y EL FEMENINO

El club del barrio Noroeste no se quiere quedar detrás del resto y va en busca de sumar, tanto en las bases como en las mayores, a chicas que quieran practicar la actividad.

Con el norte bien definido. la dirigencia de Velocidad intenta reforzar la escuelita de básquet de la institución con la mayor cantidad de mujeres posibles. En vistas de ello, ha iniciado su campaña de reclutamiento para mujeres de todas las edades que quieran acercarse a Rondeau y Avellaneda en busca de iniciarse en el deporte de la pelota naranja.

Luciano Gabrielli, vicepresidente de la institución, afirma: «tenemos muy en claro que el futuro es por el camino de la igualdad, queremos sumar la mayor cantidad de mujeres posibles para consolidar el proyecto con las chicas que ya contamos».

Gabrielli junto a Viviana Albizu y otros entrenadores, fueron parte fundamental de lo que fue la vuelta del básquet femenino allá por el año 96. Con la experiencia adquirida en este tipo de circunstancias, nos dice: «todo proyecto de este tipo se inicia por las bases y, en este sentido, se necesita apuntar al reclutamiento en las categorías iniciales para poder sostener el trabajo en el tiempo».

«Estamos comenzando a planificar lo que va a ser el reclutamiento cuando vuelvan las clases presenciales, y así poder acercarnos a los colegios y empezar a trabajar desde ese apartado».

“Pedro Pérez Pavón está a cargo de los chicos y las chicas de la escuelita y poco a poco vamos ampliando la cantidad. La idea es tener categorías completas de femenino, pero estamos dando los primeros pasos, con la idea clara de a lo que queremos llegar”.

Con 10 chicas en la escuelita, el primer paso está dado. Ahora comienza  la segunda parte del proceso que consta de la ampliación de la base y así llegar a completar una categoría en el mediano plazo.

No solo en la base de la pirámide Velocidad cuenta con mujeres, también las más grandes se acercaron al club en miras de practicar el deporte de manera no competitiva, en un proyecto singular.

LAS MAS GRANDES TAMBIEN DAN UNA MANO EN VELOCIDAD

Velocidad Femenino

Parte de las chicas que participan en el proyecto amateur de Velocidad

Natalia Pérez es una ex jugadora del club que siempre estuvo ligada a la actividad y que venía desarrollando la misma de manera amateur junto con un grupo de amigas.

Con varias propuestas en la mesa para unirse a diferentes instituciones, eligió acercarse al club de sus amores para formar una categoría de mayores con un fin recreativo y por el momento, no competitivo.

«Siempre estuve vinculada a Velocidad. Fui parte de la primera camada del año 96 que estaba en el club y seguí estando ligada al deporte. Conocí muchas chicas con las que continuamos jugando de manera amateur. Con este grupo, estuvimos en la liga de UNO, pero no teníamos profe ni nada y estábamos un poco a la deriva», afirma Natalia.

«Me propusieron volver a jugar en otros clubes, pero siempre tuve la idea de volver al club. Estaba la propuesta de iniciar algo desde cero o reforzar un grupo ya armado, pero mis ganas de hacerlo en Velocidad eran más grandes, así que llevamos la propuesta a la dirigencia».

Ya con un lugar para entrenar, decidieron ir en busca de la guía táctica y técnica. Sumaron a Bruno Sagripandi, entrenador de Pacífico, para que encabece los entrenamientos y la puesta a punto:

“Me contactaron las chicas para que les de una mano con los entrenamientos. Habían hablado con Velocidad que les dio el espacio y teniendo en cuenta que no interfería con mi trabajo en Pacífico, les di el ok para dirigirlas. Mi idea era apoyarlas en esta vuelta a la actividad para algunas de ellas y darles un soporte a las que se iniciaban”, afirma Bruno.

“Es algo muy lindo porque a partir de ellas Velocidad puede sumar presencia de femenino y servir como incentivo para que crezca la actividad en las categorías inferiores”.

El fin es recreativo, pero no solo queda en practicar la actividad, si no también en fomentar la misma en la institución y que otras mujeres se animen a sumarse desde el costado que deseen.

«La mayoría de nosotras ya somos madres, trabajamos, tenemos otros tiempos. Si bien nunca dejamos de estar en actividad de forma amateur queríamos seguir bajo esta modalidad. Hablé con Cecilia González (presidenta de Velocidad) y ella nos apoyó sin dudarlo», dice Natalia.

«La idea que tenemos es jugar de manera amateur. Queremos sumar a la mayor cantidad de mujeres que quieran competir en esta modalidad, tenga experiencia o no».

«En definitiva, queremos que las mujeres se acerquen al club, madres, niñas y adolescentes. Ojalá que sirva como motivación para que las mas chiquitas quieran empezar a jugar. El objetivo final es que tengan sus categorías y Velocidad consolide el básquet femenino como tal», cierra Natalia.

Con un amistoso frente a Almaceneros de Pringles a la vista, las más grandes comparten el mismo fin que la dirigencia de Velocidad y van en busca de consolidar un club igualitario y con posibilidades para todos y todas.

Facebook

Seguínos en Twitter

Más de Clubes