Seguinos

Noticias

Un día como hoy Pepe Sánchez llegaba a la NCAA

Pepe Sánchez

Un 4 de diciembre de 1996, el jugador bahiense Juan Ignacio Pepe Sánchez comienza a participar en la NCAA (Liga Universitaria) para la Universidad de Temple (Estados Unidos) dirigido por John Chaney, disputando su primer partido frente a Wisconsin.

Intentar cumplir el sueño del pibe puede convertirse en una aventura tan inesperada como apasionante. En este caso, la ilusión de Pepe Sánchez de jugar en la NCAA de Estados Unidos, se comenzó a gestar un verano de 1994.

La National Collegiate Athletic Association (NCAA) (español: Asociación Nacional Deportiva Universitaria) es una asociación compuesta de 1281 instituciones, conferencias, organizaciones e individuos que organizan la mayoría de los programas deportivos universitarios en los Estados Unidos de América. Su sede está actualmente situada en Indianápolis, Indiana.

La NCAA divide el deporte universitario en tres divisiones (I, II y III), y son las primeras dos las que ofrecen becas deportivas. Para poder participar en cualquier deporte en la denominada División I es necesario cumplir con varios requisitos, entre los que se destaca el de mantener un GPA (promedio) mínimo de 2.0 (de 7 a 7,4 en Argentina).

«Me presentaron a Jorge Severini, un argentino que había viajado a Norteamérica para jugar al fútbol y que después terminó radicándose. El conocía a John Chaney, el entrenador de la Universidad de Temple, y me dijo que, si yo quería, iniciaba los contactos. Me pidió el video de un partido, se lo entregué y al mes llamó el propio Chaney. ¡No lo podía creer! Me contó que debió sacar del archivo una vieja videocasetera con sistema PAL-N y que después de observar aquel juego había decidido ofrecerme una beca. Como salí mal en el examen obligatorio, no pude irme en septiembre de 1995. Ir a jugar allá es lo máximo y me propuse intentarlo otra vez”, explicaba Sánchez en una entrevista a El Gráfico con respecto a lo que sucedió aquel 31 de mayo de 1995.

Pepe Sánchez llegó a la Universidad de Temple luego de presentar un video de sus jugadas (editado por él mismo), la familia Sánchez recibió un llamado desde Estados Unidos mediante el cual se le comunicó que la beca había sido aceptada. Con una pequeña base de inglés, Pepe armó el bolso y partió rumbo a Philadelphia. «La temporada deportiva comienza en diciembre y me explicaron que, como ocurrió con el puertorriqueño Ramón Rivas, primero voy a tener que cumplir un ciclo básico para adaptarme al idioma inglés. Recién entonces estaré en condiciones de elegir una carrera», afirmaba.

Para un argentino, ingresar a ese mundo significa, entre otras cosas, poder medirse con los jugadores que más tarde alimentarán los planteles de los equipos de la NBA. Por las universidades pasaron Michael Jordan, Magic Johnson, Kareem Abdul-Jabbar y Larry Bird antes, Shaquille O’Neal y Grant Hill.

En Philadelphia lo esperaba John Chaney, uno de los DTs más reconocidos de la NCAA en la historia. La división A-10 fue siempre dominada por los Owls, y con la llegada de Pepe no sería la excepción. El base siempre cuenta la historia que en su llegada el resto de los jugadores del equipo, todos de color, lo encerraron en una habitación y le preguntaron si tenía problemas con la gente de color, una muestra del nuevo mundo al que se iba a integrar.

¿Qué es Temple en el contexto de los 313 colleges que integran la División I, la más importante de las tres categorías en que está dividida la NCAA? Desde su fundación en 1884, está considerado como uno de los institutos más distinguidos del país en cuanto a su nivel académico. Ubicado en la ciudad de Filadelfia, en el estado de Pennsylvania, recibe a 33.000 alumnos por año.

Antes de partir, Pepe Sánchez llevaba disputadas dos temporadas en nuestra Liga Nacional: 1994/95 con Deportivo Roca y 1995/96 con Estudiantes de Bahía Blanca. Intervino con la Selección Nacional en el Campeonato Mundial Juvenil de Grecia, en 1995, donde lideró las estadísticas en robos de pelota. «Para jugar en la NCAA necesito acomodarme al básquetbol de ellos, que es puro vértigo. Para eso tengo que adquirir velocidad en mis piernas y después confiar en lo mío, el lanzamiento exterior y ponerle un poco de picardía al juego», afirmaba Pepe.

Pepe Sánchez entre los mejores

Juan Ignacio Sánchez fue reconocido con el ingreso al Salón de la Fama (HOF) de la Big 5 Conference. El base jugó cuatro años en la Universidad de Temple, en los que los Owls alcanzaron el título de su División, en soledad o compartido, en tres ocasiones.

En ese período de su carrera, Pepe aseguró que «fue uno de los dos lugares donde jugué mi mejor básqetbol (el otro fue en la Selección Argentina)». Además, Sánchez sustuvo: «Da la casualidad que, en ambos casos, no se juega por dinero, sino por la posibilidad de representar a tu lugar. Es demasiada coincidencia».

El armador disputó 116 encuentros con los Owls, en los que promedió 8.5 puntos, 4.8 rebotes, 5.9 asistencias y 3.1 robos de balón en 36.1 minutos de juego. Al conocerse su acceso al HOF, el base afirmó: «Cuando miro hacia atrás puedo entender muchas cosas. Las lecciones del entrenador que no podía comprender, recién lo hice cuando obtuve la experiencia».

Por último, Pepe Sánchez reconoció que no es sencillo lograr ingresar al olimpo del la Big 5 Conference. «En Philadelphia no juega cualquiera. Cuando llegué a Temple se reformó todo mi punto de vista, me dieron una perspectiva de conjunto muy importante. Realmente, aproveché la universidad para abrir mi mente a muchas cosas de la vida. No puedo ver el pasado y verme igual sin la experiencia que tuve allí», manifestó.

Sanchez lideró la Liga de la NCAA en robos en la temporada 1997/1998, al sumar 93 cortes de balón; Pepe Sánchez es el tercer mejor promedio en la División Atlántica en ese apartado desde ese año hasta el presente. Además, encabezó la clasificación en asistencias en la campaña 1999/2000, cuando entregó 201 pases gol.

 

Facebook

Seguínos en Twitter

Más de Noticias