Seguinos

Selecciones

Provincial de Mayores: Bahía por la buena senda

Los antecedentes en la categoría mayor del básquet femenino bahiense en su pasado reciente solo marcan un Provincial de mayores en el año 2017. Dos derrotas ante Olavarría y Echeverría por 20 puntos hablan de la diferencia básquetbolística existente.

Luego de no participar en el año 2018, Bahía volvía a medir fuerzas con Echeverría y Mar del Plata, dos conjuntos con mucho roce a nivel seleccionado y de clubes (algunas jugadoras militan en equipos que juegan el Federal), lo que presagiaba duros enfrentamientos.

Sin amistosos a nivel competitivo, ni interzonal (Tres Arroyos no se presentó) las chicas de Albizu iban a tener su primera prueba ya por los puntos y ante el combinado local. Para colmo, llegó al torneo sin Ana Liz Carcas (lesión en el gemelo) y con Nadia Vrizz, su jugadora más importante, recién volviendo a ritmo tras una lesión prolongada en la rodilla.

La conformación del plantel ya de por sí muestra el recambio generacional que se está dando en la competencia local.

Poblado en su mayoría por los dos equipos más fuerte de la competencia (El Nacional y Estrella) el seleccionado bahiense empieza a mostrar caras nuevas como las de Paulina Lazar, la “picante” Victoria Pérez, Ailín Larrosa y otras que no alcanzaron el último corte, pero estuvieron presentes en la preselección y que van pidiendo pista: Vecchi, García, Vázquez, Brossard, Caputo etc.

Teniendo en cuenta estas cuestiones y que el único testeo a nivel competencia es el certamen local, el poder disputar este tipo de certamen es muy importante para saber cual es el nivel que se posee.

El debut ante el local dejó buenas sensaciones

Mar del Plata fue el rival inicial la noche del sábado en cancha de Peñarol. Bahía realizó una muy buena actuación pese a los nervios lógicos del debut y la falta de rodaje a este nivel.

La selección supo como enfrentarse a las vicisitudes que le presentó el juego, como la gran actuación de Micaela Sancisi y la falta de efectividad desde 6.75 metros.

Recurrió al juego interior con Marianella Leal y encontró respuestas desde la banca con Calvento en lo defensivo y Larrosa en el ofensivo.

En el momento de ajustar y probar con otras estrategias también lo hizo correctamente, pasando a la zona para ponerse en partido y anular el juego de pick and roll de las locales.

Lamentablemente en los momentos críticos pesaron los nervios y la falta de rodaje. Se cometieron errores típicos de un conjunto que está inmerso en la fase de aprendizaje, apurando situaciones cuando no se debía o equivocando los caminos. Algo que es normal si nos atemos a lo que marcábamos en un comienzo.

Prueba de competitividad ante el campeón del Provincial de Mayores

Bahía Provincial Femenino

Bahía compitió de igual a igual con el campeón del Provincial de Mayores

 

Lo mejor de Bahía se vio en los 20 minutos iniciales del encuentro ante Echeverría, metidas en defensa y sabiendo atacar con penetraciones a un rival que no esperaba este tipo de rendimiento por parte de las bahienses.

Paulina Lazar destacó en el costado defensivo, teniendo que lidiar con la goleadora y MVP del torneo (Magalí Hermesto) a la que le complicó la mañana. Además, tuvo un interesante aporte de Agustina Kenny, que ayudó al traslado del balón ante un juego muy físico del rival.

El tiro exterior apareció de la mano de Guillermina Rial y Victoria Pérez, sumado al buen hacer de Aldana Chcair en los rebotes defensivos.

El resultado final de 10 puntos no fue acorde a un partido que fue disputado hasta el minuto final (Bahía se puso a 4 a falta de un minuto), pero otra vez el roce y la experiencia pesaron a la hora de las pelotas críticas.

Es para destacar la actitud del equipo en el Provincial de Mayores, que siempre encontró la manera de competir, pese a pasajes muy negativos como el comienzo del tercer cuarto del segundo partido. Bahía dio siempre en la tecla para ser un rival molesto, luchador e incansable.

Conclusiones

El paso por el Provincial de Mayores ha sido sumamente positivo. Bahía ha dado un paso al frente desde su última competencia a este nivel. Esto, a su vez, habla de lo importante que es tener una competencia interna de nivel y fomentar el trabajo en divisiones inferiores para ir alimentando el cambio generacional.

Las jóvenes han tenido un protagonismo importante y esto refuerza la idea de seguir apostando por el básquet femenino de la ciudad. Para ello es de vital importancia que se logre continuidad en este tipo de competencia y que los clubes generen los espacios para que las chicas puedan ir agrandando la pirámide estructural.

Como nos dijo Laura Cors recientemente: “en todos los clubes tiene que haber minibásquet femenino, formativas y de ahí con la base de la pirámide apostar a futuro. Si no está la base, en algún momento se corta”. Este es un desafío de todos: jugadoras, dirigentes y clubes… el futuro está en manos de todas y todos no hay que soltarlo.

 

Facebook

Seguínos en Twitter

Más de Selecciones