Seguinos

Especiales

Pasado y presente de Javier Sánchez

Al igual que los protagonistas dentro de la cancha y los que dirigen desde el banco, Bahía Blanca también es muy bien representada por el arbitraje. Uno de ellos es Javier Sánchez, consagrado árbitro bahiense con más de 10 años dirigiendo TNA y desde hace dos temporadas alternando con Liga Nacional.

Comenzó en el año 1997 para seguir ligado al básquet. “Yo jugaba en Bahiense del Norte y cuando tuve que dejar, varios árbitros me propusieron que vaya al colegio. Me gustó la idea de seguir vinculado con el básquet”. En 2004 paso a ser juez nacional y en el 2005 dirigió por primera vez lo que es hoy el Torneo Federal. Dos años después fue designado como árbitro en TNA (hoy Liga Argentina). Hace dos temporadas, gracias a la iniciativa de la CABB de que el tercer arbitro en Liga Nacional sea de Liga Argentina, Javier tuvo la primera oportunidad en la máxima categoría del básquet argentino.

¿Cómo comenzaste a dirigir?

Yo jugaba al básquet en bahiense del norte y obviamente mi talento era escaso para jugar. Cuando deje de jugar, tenía muy buena relación con los árbitros y me propusieron que vaya al colegio. Me gustó la idea para seguir vinculado al básquet. Éramos un grupo de cuatro chicos que tuvimos la suerte que en ese momento no había gente joven, entonces tuvimos la posibilidad de avanzar rápido. El colegio apostó por nosotros justamente por ser chicos. Por la forma de trabajar que tenemos en el colegio las posibilidades me llegaron muy joven. Yo hace 15 años que dirijo finales en Bahía, y eso es gracias a la idea de desarrollar a los más jóvenes.

¿Cómo vivís hoy las finales de los torneos locales?

Hoy las finales las dirijo más cómodo y con mayor responsabilidad. Al principio íbamos como terceros árbitros a acompañar a árbitros ya consagrados, y hoy me toca ser quien guía a los más jóvenes en esos partidos. Se vive de otra manera.

¿Cómo te sentís dirigiendo Liga Nacional?

El trabajo en la Liga Nacional es consensuado entre la Asociación Argentina de Árbitros y la AdC en el Colegio Profesional, para que los que suben de Liga Argentina a Liga Nacional se sientan parte y puedan desarrollarse todos. En ningún momento te hacen sentir un invitado, y eso es también gracias a los más grandes. Te da mucha tranquilidad a la hora de hacer tu trabajo y te carga de responsabilidad, porque ya sos uno más. Estamos muy contentos y conformes con el desarrollo en los últimos años.

En cuanto al arbitraje bahiense, ¿Cuál es el balance que podes hacer del 2018?

El balance del año pasado es muy positivo. Quedo demostrado en las finales del año pasado, en todas las categorías. Más allá de Primera y Segunda, que quienes dirigimos somos árbitros consagrados, en las finales de las categorías menores fue excelente, y es un reflejo de lo bien que se trabajó durante todo el año. Hoy por hoy, a la inversa de cuando yo arranque, tenemos mucha más gente joven que grande, y la apuesta y los desarrollos es mucho más exigente.

¿Cuáles son tus objetivos para este año?

Un objetivo podría ser establecerme como segundo árbitro en Liga. Y una vez que llegue ahí tener más participación en instancias definitivas. Pero es un proceso muy acelerado. Estoy muy conforme con lo que logre hasta el momento.

Fuente: Joaquin Iraizoz ABB

Facebook

Seguínos en Twitter

Más de Especiales