Seguinos

Clubes

Pacífico puso primera

Después de seis años en la segunda categoría del básquet local, el histórico club de nuestra ciudad comenzó los entrenamientos de cara a un inesperado objetivo por delante: una nueva temporada en Primera División.

Inesperado porque no estaba en los papeles lograr el ascenso en 2018. Se mantuvo una línea de trabajo durante años, se aposto al desarrollo de juveniles y los triunfos logrados fueron prematuros. Y para este nuevo camino, ante la partida de Martin Luis a Bahía Basket, eligió a un conocido de la casa para llevar al frente este plantel. Mauro Richotti, entrenador de las categorías formativas y ayudante de Martin la temporada pasada, tomó las riendas y reconoce lo pronto que se logró todo.

“Es algo inesperado haber ascendido, porque sinceramente no era el objetivo. Pero nos encontramos con un grupo más maduro de lo que creíamos. Se nos dio tan de golpe que no nos dimos cuenta lo que pudieron lograr”.

Pero los festejos quedaron atrás y tanto dirigentes, entrenadores y jugadores, entienden que se debe dar vuelta la página para seguir marcando el camino. “Desde ayer que le dimos la bienvenida a los nuevos y arrancamos esta nueva temporada, apartamos lo que se logró en diciembre. Ahora metimos la cabeza que no es más Segunda, estamos en Primera que es otro juego diferente, con jugadores de mayor calidad. Por eso que el chip tiene que ser otro”.

Las caras nuevas del reciente ascendido son Juan Pablo Rotta, Agustín Juanpataoro, Gustavo Banchero, Bruno Sacomani y Guillermo Mallemaci. Además de la continuidad de Matías Pristupa y los chicos del club como Facundo Wattson, Manuel Maina, Branco Salvatori (retornará cuando termine el Torneo Federal) y Emanuel Kloster.

“Estoy muy conforme con los refuerzos, llegaron cinco jugadores y no es poco. Son personas que se van a poder acoplar al equipo tranquilamente. Y la continuidad de los chicos no se va a perder nunca. La idea es que sigan teniendo rodaje para que a la larga el club no gaste tanto en refuerzos. Salvo las bajas que ya sabíamos que íbamos a tener de Juan (Marini) y de Tomas (Chapero), en el club hay chicos con las condiciones y la capacidad para ir mechándolos” señala Mauro, a gusto con lo que tiene a disposición y confiado en hacer una buena temporada.

“Repasando el resto de los planteles, el equipo esta para esquivar los últimos puestos. No tengo duda que con los refuerzos de experiencia en Primera más la base del año pasado podemos estar en puestos de playoffs. Pero recién ayer fue el primer entrenamiento y seria adelantarnos mucho. Ojala se de, es un palpito y un deseo mío. Después, con el correr de los partidos se verá para que estamos”.

Para el joven entrenador es su primera experiencia a cargo de un plantel de Primera. Comenzó con las categorías menores del club, dirigió un Torneo Provincial en Suarez con Deportivo Sarmiento y tuvo la posibilidad de reemplazar en tres partidos a su amigo Martin Luis la pasada temporada en Segunda.

“Es un desafio y una responsabilidad. Pero como es mi club lo tomo con más tranquilidad, tratando dejar lo mejor de mí para que el equipo pueda funcionar. Es un placer que me hayan elegido. Estoy tranquilo, tengo el apoyo de los dirigentes. Hoy en día si me siento capacitado para dirigir un plantel de primera. Vos me decías hace 3 o 4 años y quizás te decía que no”.

Luego del resonante triunfo obtenido, Pacífico demostró que se puede apostar a un proyecto y a los juveniles del club. Con Martin Luis y Mauro Richotti a la cabeza, formaron un grupo de trabajo que prioriza formar con determinado perfil a sus chicos, para que en un futuro termine pasando lo que paso.

“La idea es que los chicos tengan la identidad de trabajar siempre, no hay mucha vuelta que darle. Se les inculca que tienen que entrenar, y si pasas por el club en cualquier momento, los chicos hasta se te ofrecen para entrenar. Lo maman de tan chicos que les gusta. Un ejemplo es la pre-pretemporada. Empezó hace tres semanas y se les dio un trabajo opcional. Ellos lo hicieron a raja tabla. Cumplen y lo ven como una obligación, sin dejar de lado que tienen sus amigos y sus salidas”.

La clave, claro esta, es en mantener un estilo de trabajo donde todas las partes estén de acuerdo en cómo se debe llevar a cabo cada procedimiento. “Lo principal es que todos los entrenadores mantengan la misma línea de trabajo, con mucho diálogo y consenso entre nosotros mismos. Lo primordial es mantener una imagen de club, que cada chico tenga los fundamentos básicos para que cuando jueguen en una categoría más competitiva puedan adaptarse mas fácil. Algo muy importante es que siempre mantuvimos una amistad con todo el grupo de trabajo, haciendo mas fácil la coordinación”, señaló.

Sin dudarlo, el ex jugador y hoy cerebro del equipo, asegura que todo eso fue la clave del ascenso. “Que mantengan esa identidad y se sientan identificados con Pacifico, generó estos resultados. Quizás más rápido de lo que pensábamos, porque lo que paso en 2018 lo apostábamos para este año. Pero acá estamos y vamos afrontar lo que venga con mucho trabajo”.

Fuente: Joaquin Iraizoz ABB

Facebook

Seguínos en Twitter

Más de Clubes