Seguinos

Minibasquet

Mini Básquet en el Club Estudiantes

Mini Básquet Estudiantes

Continuamos en este segmento de carácter semanal que consta de un recorrido por los clubes afiliados a la ABB, en el que mostraremos el trabajo realizado en sus escuelas de Mini Básquet. Hoy el Club Estudiantes.

MINI BÁSQUET EN ESTUDIANTES

Mini Básquet Estudiantes

Formador histórico del básquet de la ciudad, Estudiantes sigue siendo una referencia dentro de las categorías formativas y hoy nos metemos de lleno en su trabajo en Mini Básquet de la mano de Cristian Álvarez y Agustín Salas.

«Lo más importante en el Mini Básquet tiene que ver con la parte humana en primera instancia, en la que se apunta a formar valores que le van a servir durante toda la vida: compañerismo, compromiso, trabajo en equipo, respeto etc»,dice Cristian Álvarez, entrenador de Mini A.

«En el costado deportivo, es fundamental desarrollar la psicomotricidad, la coordinación y ciertos aspectos técnicos claves para el deporte que se tienen que inculcar en esta edad que es la llamada edad de oro en la formación entre los 10 y 12 años».

Big Six

Big Six sponsor oficial del Mini Básquet bahiense

En Pre Mini el trabajo lúdico siempre es parte integral de los entrenamientos, pero esto no descarta de plano la parte técnica del deporte, ni la instrucción necesaria de los aspectos centrales del deporte.

«Considero que en la categoría Pre Mini (9 y 10 años) el juego motor es el eje principal para el desarrollo de los chicos. Sabiendo que los fundamentos técnicos no se aprenden jugando, se juega con lo aprendido», afirma Agustín Salas

«Es importantísimos que nosotros como entrenadores busquemos la forma de adaptar y modificar los juegos acorde a la edad y a la capacidad técnica de los chicos/as, también en la intervención del mismo, en la modificación e incluso en las preguntas reflexivas para poder generar en ellos una búsqueda en la resolución de problemas».

«A lo mencionado anteriormente, se debe trabajar a la par con los fundamentos técnicos, ya que los juegos no promueven aprendizajes técnicos sino que los demandan», dice Salas.

Mini Básquet Estudiantes

La planificación de los trabajos a esta edad es algo que se debe realizar para poder mantener un orden y sostener un seguimiento pormenorizado de la evolución que van teniendo los jugadores/as a lo largo del año y de los trabajos pergeñados desde la anticipación.

«Lo primero es el diagnóstico. Por eso primero hay que observar el grupo que recibís, más que nada si no estuviste trabajando con ellos el año anterior. Observar las falencias que tienen, qué virtudes o cualidades positivas poseen y a partir de allí, empezar a trabajar sobre las falencias», dice Álvarez.

«Este año en particular tuvimos que hacer un trabajo muy grande de psicomotricidad, de coordinación y de intentar desarrollar los fundamentos y hemos tenido progresos notorios en ese sentido».

En el diagnóstico de principio de año suelen aparecer aquellas cosas con las que hay que trabajar y en este caso, como en la mayoría de los entrenadores consultados del Mini Básquet a nivel general, la problemática principal pasa por la motricidad y la coordinación.

«Una de las problemáticas más grande que detecto en Mini Básquet es la falta de estimulación físico motrices con la que llegan al club. Puede ser una consecuencia de la pandemia, pero los profes debemos volver a la bases y a la enseñanza de habilidades básicas la mayoría de veces que un chico o una chica se acerca al club a empezar con la actividad», afirma Salas.

«Hay una disociación del aprendizaje corporal con las actividades que realizan los chicos, incluso jugando con otros chicos. Por eso, hay que reforzar todo el tiempo esa vinculación con el cuerpo y la actividad», comenta Alvarez.

Mini Básquet

La realidad va cambiando, la pandemia de COVID-19 modificó las formas y la vinculación de los más chicos con el deporte y la utilización de tecnología y la carga física en el día a día, sobre todo en los momentos recreativos.

«Ahora también hay muchas alternativas extra escolares que llevan a que coordinar entrenamientos sea un dolor de cabeza, y todas estas cosas juntas atentan contra el desarrollo de coordinación y psicomotricidad», afirma Cristian.

«Se hace muy difícil enseñar fundamentos técnicos del deporte si todavía no aprendieron habilidades básicas como correr, saltar, lanzar, etc. Igual resalto que nosotros debemos tener la responsabilidad de contextualizar y poder despertar al chico o chica a que quiera jugar al básquet», complementa Salas.

Cuando se pone el ojo en aquellas cosas que se podrían modificar de cara a la mejora de la actividad es recurrente la preocupación por el paso del Mini Básquet a las categorías formativas, en este caso Cristian Álvarez aporta su parecer sobre esta cuestión.

«Habría que evaluar el paso siguiente al Mini Básquet que es la categoría U13. Considero que habría que hacerla de dos años, porque se produce una especie de cuello de botella en el que a los clubes le cuesta mucho conformarlas».

«Es un paso con muchísimos cambios, tanto de pelota, como de aro y demás y muchas veces no tenés a los chicos todavía capacitados para poder dar ese paso inmediatamente y necesitan de una adaptación mayor. Y principalmente no cambiaría la pelota, por lo menos hasta U15, ya que al hecho de modificar el aro se le agrega una pelota más pesada, que muchas veces termina deformándoles el tiro por la exigencia de fuerza requerida», afirma Cristian.

Estudiantes no deja de ser un lugar de referencia en formación, lejos de los focos de sus momentos de gloria sigue siendo protagonista en las categorías mayores y eso en parte tiene que ver con su trabajo en las bases por eso, la particularidad de su historia es un faro que se debe mantener encendido.

«Tiene que ver con su historia en el básquet bahiense y eso es algo que se palpa en el club, porque los chicos/as seguro han tenido a alguien cercano que ha jugado o conoce de esta tradición de peso en el deporte de Bahía», finalizó Alvarez.

Facebook

Seguínos en Twitter

Más de Minibasquet