Seguinos

Noticias

Mateo Fernández Solari: «Este era mi sueño desde que era chico»

Mateo Fernández

Mateo Fernández Solari llegó a la NAIA (National Association of Intercollegiate Athletics), División I, con una meta: estudiar y seguir jugando al básquet.
Con sus objetivos en claro, en agosto arribó a la Universidad de Campbellsville, donde encontró un camino de aprendizaje y un lugar donde se puede seguir desarrollando como deportista.

El pasado fin de semana, el base bahiense tuvo su debut basquetbolístico en el Mid-South Conference Men’s JV Basketball Tournament. Con muy buenas actuaciones, su equipo se quedó con el torneo de manera invicta. Además, Mateo, fue el máximo anotador en la final, registrando 25 puntos, 3 rebotes y 5 asistencias.

“Mi primera experiencia fue muy positiva, más allá de que hayan sido mis primeros partidos con la universidad, es un mundo nuevo, con un estilo de juego diferente. Es todo nuevo, desde el entrenador hasta las reglas de juego. Fue muy satisfactorio porque nos pudimos llevar las tres victorias en el campeonato, y también porque pude tener protagonismo dentro del equipo, algo que era una incertidumbre desde que llegué”, explicó Mateo Fernández Solari.

Desde lo personal, ¿cómo estás viviendo esta experiencia lejos de casa?
-Muy bien, mucho mejor de lo que esperaba. Al principio fue más difícil, sobre todo porque a la semana de estar acá fue mi cumpleaños, y en ese momento no conocía mucha gente porque recién estaba arrancando.
Creo que ese día fue donde sentí realmente las distancias. Luego, con el tiempo, todo se hizo muy llevadero, es una experiencia única y por suerte he podido formar muy buenas amistades. Este era mi sueño desde que era chico y lo estoy cumpliendo. Sé que es duro, pero también sé que a veces debemos resignar cosas para poder cumplir con nuestros sueños.

¿Cuáles fueron las diferencias y similitudes con el básquet argentino en tu llegada?
-El básquet que se juega acá es completamente diferente. El sistema de juego es distinto, por ejemplo, en las ofensivas no tenemos un sistema, sino que se le dan muchas libertades al jugador para que resuelva. También es distinto en cuanto a lo físico porque son muy diferentes, son muy fuertes, todos saltan y son rápidos.
Esto es algo que en un principio me costó porque juegan a otro ritmo y con otra intensidad.
Las reglas también cambian, jugamos con 30 segundos, por lo que tenemos mucho más tiempo. Además, del foul 5 al 8 es un tiro libre y si convertís, tenés otro. Son dos tiempos de 20 minutos, es decir, hay muchas cosas que son distintas, pero me estoy adaptando muy bien.

 

¿Cómo es el día a día en tu vida?
-El día a día es bastante llevadero. Me levanto temprano, voy a cursar y por la tarde tenemos pesas y gimnasio. Dos veces por semanas obligatoriamente tenemos que ir a una librería donde estudiamos por dos horas.
Trato de usar mi tiempo para descansar, estudiar y entrenar.

¿El estudio fue un pretexto o estabas convencido que querías hacer ambas cosas?
-El estudio fue un factor determinante. Sé que el estudio va a ser más importante el día de mañana por más que hoy le dé mayor importancia al deporte. Sabía que en Argentina era muy difícil poder estudiar y jugar en un nivel mayor, entonces creo que el mejor ambiente para poder desarrollarnos deportiva y académicamente es Estados Unidos, por eso decidí venir a estudiar acá.

¿Cuáles son tus sueños y metas para tu futuro?
-Poder seguir jugando en el nivel más alto que pueda, y recibirme. En ese sentido, mi idea es poder recibirme en dos carreras en estos cuatro años. Después, jugar al básquet, hacer una carrera profesional hasta donde llegue y luego ser el general manager o el director deportivo de algún equipo de alto nivel de básquetbol.

Facebook

Seguínos en Twitter

Más de Noticias