Seguinos

Noticias

La experiencia de Leandro Amigo

La Selección argentina de básquetbol volvió la semana pasada a la Argentina desde China, luego de quedarse con el subcampeonato mundial. El bahiense Leandro Amigo fue parte del cuerpo técnico del equipo que emocionó y mantuvo paralizado a todos los argentinos.

Si tuvieras elegir un momento desde el comienzo de este proceso con la Selección, ¿con cuál te quedas?
Sin dudas, con la explosión de emoción que fue la victoria contra Serbia, los abrazos y festejos en la cancha y vestuario. Fue algo indescriptible, los últimos tres minutos fueron a respiraciones profundas para mantener la calma y no irme del trabajo.

Argentina llegó a China con la misión de clasificarse a Tokio 2020 entre los dos mejores de América. El Oveja Hernández describió al torneo como «muy estresante», ¿vos cómo lo viviste?
Fue un torneo que empezó para nosotros dos meses antes, por lo cual se hizo largo, más que nada por la lejanía, la dificultad de comunicarse y la diferencia horaria con Argentina. Pero la unión del grupo, el disfrutar del trabajo y cumplir objetivos hizo que cada día valiera la pena, explicó Leandro Amigo.

Durante la competencia mucho se habló en Argentina del Método Busquet, un método que es conocido dentro del ámbito de la kinesiología, pero hasta hace poco no se dictaba en Argentina. El mismo permite ver al paciente de una manera integral a partir de las siete cadenas fisiológicas planteadas por el francés Leopold Busquet, las cuales le permitieron llegar a las causas de diversos problemas físicos. Es utilizado para el tratamiento y la prevención de diferentes dolencias.

¿Cuáles son los beneficio de este método?
El Método Busquet, es una modalidad de ver e interpretar al cuerpo, sus movimientos y función. Tiene una mirada y abordaje global del mismo. Cuenta con una evaluación de las cadenas musculares y fisiológicas, interpretación y tratamiento. El tratamiento apunta a las causas y no a los síntomas.
Junto con Paulo Maccari (colega y compañero, ambos docentes de la formación en Argentina), pudimos evaluar, detectar factores de riesgo, causas y tratarlos a diario, para que el jugador pueda disfrutar dentro de la cancha y no se pierdan ni un minuto.

Volviendo al Mundial, ¿cuáles fueron tus sensaciones a la hora enfrentar a Venezuela sabiendo que formaba parte del Cuerpo Técnico Cristian Lambretch, una persona con quien compartiste muchas horas de trabajo y los une una amistad?
Rivales no enemigos (risas). Estuvimos un rato previo al juego en el hotel charlando, y al despedirnos en el ascensor, directamente nos dijimos «bueno ahora basta de amigos y esas cosas» (risas). Fue rarísimo, le desee el bien hasta ahí nomás (risas). Sin dudas, me quedo con el abrazo que nos dimos en la cancha luego del partido.

¿Seguirás ligado a la Selección durante las próximas Ventanas y en los Juego Olímpicos?
Ojalá, es mi sueño cumplir todo el ciclo olímpico.

Facebook

Seguínos en Twitter

Más de Noticias