Seguinos

Especiales

La carrera del emblemático Alfredo Monachesi

Alfredo Monachesi

Nacido en la ciudad de Santa Fe un 30 de mayo de 1946, Alfredo Adrián Monachesi fue uno de los máximos emblemas del básquet bahiense.

Su vinculación con el deporte de la pelota naranja fue tardía y casi forzada. Criado en una ciudad futbolera como Santa Fe, comenzó a jugar al básquet con 16 años tras el convencimiento de Cacho Birri, basquetbolista de Colón.

Al año siguiente ya jugaba con el plantel superior y a los 20 debutó con la Selección de Santa Fe. En 1968 (con 22 años) tuvo su primer torneo internacional con la Selección Argentina en el Sudamericano de Asunción.

Sus grandes participaciones en los torneos nacionales y con la camiseta albiceleste resonaron hasta Bahía Blanca. En 1969 llegó el telegrama de Olimpo para venir a jugar a la ciudad y nunca irse.

Lito Fruet, su compañero de selección y amigo, le había hecho la propuesta informal en el Sudamericano de Montevideo meses antes. Y si bien para entonces ya tenía arreglado de palabra con San Lorenzo, la posibilidad de jugar en la Capital del Básquet lo sedujo más.

“Venía a jugar con Fruet, Cabrera, De Lizaso, Cortondo, Raúl López… Un montón de jugadores de gran nivel. No lo podía dejar pasar” comenta Monachesi en conversación con La Nueva.

Así fue como su vida cambió de repente. Bahía lo adoptó como un hijo propio, y en los pasillos del Norberto Tomás su apellido pasó a ser sinónimo de admiración y respeto.

Alfredo Monachesi

Monachesi con la camiseta de Olimpo enfrentando a Estudiantes

ALFREDO MONACHESI, MULTICAMPEÓN CON OLIMPO Y BAHÍA

Al año siguiente de su llegada al club aurinegro, “Mona” conquistó el primero de los ocho torneos locales que obtuvo con Olimpo (1970, 1971, 1972, 1973, 1977, 1978, 1979 y 1981).

En la temporada de 1974 y en la de 1975 fue el máximo goleador del torneo con 369 y 420 puntos respectivamente. 

También fue uno de los máximos responsables de que Olimpo lograra el campeonato argentino de 1974. En la final frente a Obras fue el goleador del partido con 25 puntos, y con un 1/2 en libres sobre el final, más un cachetazo de Cicarelli en el rebote del segundo, sentenció la victoria final 74 a 73.

En paralelo, Alfredo Monachesi integró los mejores equipos de Bahía Blanca y de Provincia de Buenos Aires.

Junto a Fruet, Cabrera, De Lizaso, Cortondo y compañía, llegó a la final en los nueve Provinciales que disputó, de los cuales ganó 7 (1970, 1971, 1973, 1974, 1975, 1978 y 1979) y fue subcampeón en dos (1972 y 1977). Es el cuarto máximo ganador de torneos provinciales en la historia de Bahía Blanca.

Y es imposible no mencionarlo en la histórica victoria de Bahía ante el campeón del mundo Yugoslavia. Porque no solo fue parte de aquella memorable noche para la historia del básquet nacional, sino que también fue el goleador del partido con 19 puntos.

Además, vistió en 28 partidos la camiseta de la Selección Argentina, obteniendo el Sudamericano de 1976 en Medellín.

Alfredo Monachesi

Monachesi con la número 8 de la Selección Argentina

EL PASO DE MONACHESI AL PROFESIONALISMO

Sus buenas producciones lo llevaron a dar un paso enorme en su carrera y su vida, casi impensado para la mayoría de los jugadores de su época.

Alfredo se encontraba en Torino por un llamado de Alberto Desimone (primer argentino en jugar profesionalmente en Italia), pero algunos problemas de papeles frustraron su fichaje. 

Hasta que apareció el Libertas Brindisi del sur de Italia, para ficharlo como jugador profesional y dedicarse de lleno al básquet. 

“Esa experiencia fue, salvando las distancias, como venir a Bahía. Fui a vivir del básquet y para el básquet. Todos los meses me depositaban el sueldo, que era mayor al que ganaba acá como empleado; tenía mi departamento, mi auto… Fue una experiencia muy linda”, resaltó.

La primera temporada fue buena deportivamente a pesar de no haber podido lograr el ascenso. Su extranjero figura se lesionó sobre el final y la derrota en los últimos dos partidos les costó el campeonato.

Ya para el siguiente año eliminaron la ficha de oriundo, ampliaron los cupos a dos extranjeros y se acotaron las posibilidades. Si bien tuvo algún llamado de Fiorentina y de Venecia, sus 31 años lo vinculaban más cerca de su familia y su casa que del básquet profesional.

LA VUELTA A BAHÍA Y SU RETIRO

Así fue como volvió a Olimpo para seguir cosechando campeonatos. En 1978 obtuvo el segundo torneo argentino en Santiago del Estero.

Ya en la temporada de 1979, luego de ganar el torneo local con Olimpo, el 23 de diciembre anunció su primer retiro. 

Volvió en 1981 para ganar otro campeonato en el ámbito local, que ya tenía los refuerzos de los jugadores extranjeros (Levan Macharashvili y Elisha McSweeney en Olimpo).

Y cuando parecía definitivo su final, en 1984 volvió a las canchas, pero esta vez con la camiseta de Independiente. A sus 38 años jugó el torneo de segunda con el “Viola”, y como no podía ser de otra manera, terminó logrando el ascenso.

Así finalizó la carrera de un eterno ganador. De origen santafecino pero adoptado por Bahía. Hoy disfruta de la ciudad de los vientos como un bahiense más, recordado y elogiado por una ciudad entera.

Facebook

Seguínos en Twitter

Más de Especiales