Seguinos

Especiales

Juan Espil, a 8 años del retiro de la LNB

Juan Espil

“Importante hasta lo último” debería rezar el epígrafe de la carrera de Juan Espil. Su partido final, jugado en el Polideportivo Islas Malvinas, fue un 18 de abril del 2012 y acá lo recordamos.

Juan Espil: “venía pensando el retiro hacía 5 o 6 años”

«Estoy bien físicamente pero ya es una decisión tomada. Estoy bien, cuando hacés las cosas bien, te vas tranquilo» dijo el escopetero, después de la derrota en aquellos cuartos de final picantes entre Weber Bahía Estudiantes y el multi campeón Peñarol.

Para ponernos en contexto, la serie de cuartos de final había sido muy dura, friccionada y no carente de polémicas. Bahía Estudiantes remontó un 0-2 en el Casanova después de un recordadísimo juego 4 en el que Juan Espil fue uno de los protagonistas principales.

Con la obligación de ganar y la serie 1-2 Bahía Estudiantes necesitaba imponerse para llevar la serie a Mar del Plata. De un juego torcido, salió una memorable remontada tras haber estado 23 puntos por debajo en el primer cuarto.

Juan Espil jugaría su último partido en Bahía Blanca como profesional, anotando 21 puntos y siendo fundamental para empardar la serie de cuartos de final.

“Ese año teníamos un equipazo, yo creo que si ganábamos el quinto éramos campeones, recuerda Juan Espil, pero Peñarol tenía un equipazo, con jugadores en un nivel altísimo. En el quinto no nos dieron opciones. Fuimos con toda la ilusión de dar vuelta la serie, pero nos ganaron muy bien”.

No fue la mejor noche de Juan ni del equipo, que cayó sin atenuantes 88 a 67 ante, el por entonces. vigente Bicampeón de la LNB.

“Recuerdo que nos acompañó mucha gente de Bahía, que estuvieron presentes en el Poli. Yo estaba muy tranquilo, la decisión ya la tenía tomada, pese a que había tenido un muy buen año, me sentía importante para el equipo y físicamente estaba perfecto, pese a mis 44 años y medio”, rememora Juan.

El escopetero de Bahía dejaba su carrera profesional en Polideportivo de Mar del Plata, curiosamente el lugar que lo había visto campeón Panamericano con la selección Nacional.

“Lo tenía muy masticado, no estaba nervioso para nada, tranquilamente el último partido podría haber sido el cuarto en Bahía. Venía postergando mi retiro hacía varios años, por un motivo u otro fui aplazándolo: me sentía bien en lo físico, era importante para el equipo y me ofrecían buenas opciones para continuar y por ello pude llegar hasta ahí”. Finaliza Juan.

Detrás de ese último juego en Mar del Plata dejó un tendal de redes quemadas, siendo el cuarto goleador histórico de la LNB con 12.472 puntos, tres veces máximo goleador de la competición, MVP en las finales con GEPU de San Luis y varios galardones más.

Juan Alberto Espil es sinónimo de anotación, precisión y disciplina, justamente esta última es la que le permitió sentirse importante hasta el último juego. La postergación de su retiro, simplemente fue una muestra más de que el básquet todavía lo necesitaba.

 

Facebook

Seguínos en Twitter

Más de Especiales