Seguinos

Femenino

Josefina Torruella, de Bahía al mundo

Bahía Blanca sigue aumentando el número de representantes en todo el mundo. En este caso, de manera histórica por ser la primera bahiense en hacerlo de manera profesional en Europa, Josefina Torruella viajará al viejo continente para sumarse a Salerno 92 Basket, club que milita la Liga B Italiana. “Estoy muy entusiasmada, se dio todo muy rápido tanto que en una semana estoy viajando. Es una oportunidad enorme para mí, de volver a estar en la cancha y en un equipo profesional”

Nació un 29 de agosto de 1999 y desde los cuatro años que juega al básquet por herencia familiar. “Mi hermana jugaba al básquet y yo estaba atrás de ella. Siempre fue mi modelo a seguir”. Tan así que este logro personal ya lo había logrado su hermana Yanina, que si bien es nacida en Santa Rosa pero vivió desde muy chica en la ciudad, a los 19 años viajó a España para continuar con su carrera basquetbolistica.

Su primer club fue Argentino donde jugó un año. Luego paso por El Nacional y Barracas. A los 13 años comenzó a viajar a Buenos Aires todos los fines de semana para jugar partidos, mientras durante la semana entrenaba con varones en Bahía Blanca. Su primer salto lo dio a los 15, cuando dejó la ciudad para jugar en Peñarol, club en el que haría su debut en la Liga Nacional.

El 2018 fue muy particular para Josefina. En enero fichó para Ameghino de Villa María para seguir jugando en la máxima categoría del básquet argentino. Pero en abril sufrió una rotura de ligamentos cruzados y se perdería lo que restaba del año.

“Arranque con muchísimas expectativas el 2018. La Liga Femenina era tremenda, estaba muy entusiasmada y tenía muchas metas para cuando terminara. Pero la lesión me tiró todo abajo y fue muy duro para mí en lo psicológico. Por suerte Ameghino se portó de diez conmigo, se hizo cargo de todo. Estuve rodeada de profesionales, familiares y amigos que me apoyaron y ayudaron un montón. De todas formas fue pura experiencia para crecer más que nada de la cabeza, porque las lesiones son muy difíciles, y más cuando uno tiene tantos planes y metas que de la nada te cambia de un día para otro. Tuve la posibilidad de volverme a Bahía pero preferí quedarme allá porque estaba rodeada de mis compañeras y de tremendos profesionales”.

Pero para dejar atrás semejante lesión, a la joven base se le presento la oportunidad de su vida: emigrar a Italia y seguir compitiendo de manera profesional en una liga de elite. “Después de una lesión es algo que se valora mucho y que no se puede desperdiciar. Una motivación enorme. Es una experiencia nueva para mí porque nunca me había ido a jugar afuera todavía, fuera de mi casa siempre desde los 15 años pero nunca fuera del país”. Acerca de convertirse en la primera jugadora de nuestra ciudad que jugará en Europa, Josefina manifestó “La verdad que es un orgullo enorme. Espero que sirva de inspiración y motivación para muchas chicas. Que sepan que con ganas y mucho trabajo se puede. No hay que dejar de soñar hasta que se dé. Ojala sea la primera de muchas que lo hagan acá en Bahía”.

Si bien este salto de competencia cambia rotundamente el paradigma para la jugadora, sus planes para este 2019 son más que claros. “Mi principal objetivo es jugar mucho. El año pasado estuve prácticamente parada todo el año, y mi meta ahora es volver a agarrar ritmo y sentirme bien adentro de la cancha y disfrutar. Poder crecer en todos los aspectos que pueda”.

Fue parte de varios provinciales con la Selección de Bahía y con la Selección Argentina disputó el Sudamericano U-15 en 2014;  Premundial U-16 y Sudamericano U-17 en 2015; Torneo de Reze U-18 en 2016; y el Mundial 3×3 U-18 en 2017. En paralelo a esa competencia, ganó la medalla de plata en el torneo de habilidades “Skills Contests”. Sobre la posibilidad de ser convocada a la selección mayor señaló que “como deportista seria el sueño más grande que cualquiera podría tener, vestir la camiseta de su país. Y ni más ni menos que la selección mayor. Va a costar mucho trabajo, sacrificio y crecimiento pero ojala algún día se me pueda dar. Para eso voy a tener que entrenar mucho y estoy dispuesta a hacerlo para conseguirlo”.

A pesar de haber dejado la ciudad hace varios años, mantiene su sentido de pertenencia y compromiso con el básquet femenino bahiense. Desde la distancia y cuando puede sigue la actividad que continua en ascenso. “Con respecto al básquet femenino de Bahia Blanca puedo decir que creció muchísimo desde que yo me fui. Pudieron empezar a jugar con varones y eso se nota en el crecimiento. Se puede ver que tuvieron muchos más partidos. Yo hacía mucho que no veía un partido de femenino y el año pasado vi algunos y me puso muy contenta todo ese crecimiento”.

Josefina viajará la semana que viene a Salerno para ya vestir la camiseta del club italiano y convertirse en una más #BahiensesXElMundo. Desde la Capital del Básquet le deseamos el mayor de los éxitos para este paso histórico.

Fuente: Joaquin Iraizoz ABB

Foto: FIBA

Facebook

Seguínos en Twitter

Más de Femenino