Seguinos

Especiales

José Ignacio De Lizaso según emblemas del básquet local

De Lizaso vs Yugoslavia

Si hablamos de energía, fuerza, actitud y corazón, sin lugar a dudas podríamos sintetizarlo en una persona emblema del básquet de nuestra ciudad: José Ignacio De Lizaso.

Necochense por nacimiento, pero adoptado por nuestra ciudad, “Polo” trascendió barreras incalificables con la camiseta de Olimpo, de la selección de Bahía, de provincia de Buenos Aires y la selección Argentina.

Su entrega y espíritu competitivo lo llevó a generar una simbiosis triangular entre el, Beto Cabrera y Lito Fruet. Pusieron a Bahía en lo mas alto del básquet nacional, y le dieron el nombre intachable de Capital del Básquet.

Por lo que generaba dentro de la cancha, pero sobre todo por su carácter un mano, José Ignacio De Lizaso generó un recuerdo imborrable y así lo recuerdan grandes figuras de nuestro básquet:

Cabrera, Monachesi, Perazzo, De Lizaso y Cortondo

Cabrera, Monachesi, Perazzo, De Lizaso y Cortondo

“El negro era todo fuerza, además de la calidad que tenía. Un jugador bárbaro, temperamental y muy compañero. Un muchacho de buen corazón. Se brindaba siempre para las selecciones. Recuerdo cuando lo pasábamos a buscar siempre por Necochea cuando nos íbamos a los torneos, o cuando mi mama le preparaba un termo con café cuando íbamos al salón de deportes a entrenar” Coco Bruni.

“Con el negro tuvimos una amistad muy grande tanto adentro de la cancha como afuera. Cuando vine a Bahía fue una de las primeras personas que conocí, compartí departamento los primeros años. Como persona es extraordinaria, amigo, compañero. Y como jugador mucho más, un emblema del básquet para la ciudad. Junto con Lito y Beto fueron los tres que llevaron adelante la gloria del básquet de Bahía Blanca” Alfredo Monachesi.

“De la primera trilogía dorada que tuvimos en Bahía, Alberto Cabrera era el cerebro y el talento, Atilio Fruet era el capitán y el caudillo, y José Ignacio De Lizaso era la energía y el combustible. Una palabra lo define en cuanto a cómo era como jugador: un volcán. Ese jugador intenso, que no escatimaba ningún tipo de esfuerzo y que además contagiaba al resto.

Vino de Necochea y se hizo un bahiense más. Sentía la camiseta de Bahía y de Provincia como todos aquí. Una simbiosis entre los tres mas grandes que lideraron una época dorada de Bahía y de Provincia de Buenos Aires. Un tiro en suspensión, el famoso “Jump Shot” de aquella época. Era indetenible, infrenable. Potencia pura. Y además ganador nato, por eso tantos éxitos y logros. El con la camiseta de Olimpo junto a Fruet, y los tres con la camiseta de Bahía y de Provincia de Buenos Aires” Juan Carlos Meschini

“Polo era un jugador de mucho temperamento, carácter y personalidad. Y todo eso se lo transmitía al equipo. Parecía que con él no se podía perder. Un jugador que se marcaba con hombres mucho más grandes y más técnicos, y él lo equiparaba a base de fuerza y sacrificio. Y como persona es un amigo al cual le tengo mucho cariño. Tuve la suerte de compartir con el en el 74 y es el día de hoy que seguimos en contacto cuando podemos” Daniel Allende.

“El negro fue un compañero de mil batallas. Siempre representó una parte muy importante en mi vida. Primero fue mi ídolo porque lo veía medio de lejos, y después como compañero cuando lo tuve al lado mío en las duras luchas que protagonizamos. Si lo tengo que definir en pocas palabras, al negro lo caracterizaba la confianza en si mismo y la potencia en el juego para llevar adelante al equipo” Jorge Cortondo.

Facebook

Seguínos en Twitter

Más de Especiales