Seguinos

Leandro N. Alem

Alem continúa en movimiento en casa

Club Alem

En el Club Alem las distintas actividades han seguido con su trabajo con los chicos, desde sus casas con trabajos vía zoom realizados con las diferentes categorías

Matías Cárdenas, encargado de la preparación física en el club Leandro Alem, habló sobre la preparación vía Zoom con los chicos en plena pandemia e hizo hincapié en la manera de desarrollarlo, la aceptación de los chicos y a como se desarrolló el regreso a la presencialidad.

Los entrenamientos llevados a cabo a través de la plataforma zoom y abarcaron diferentes objetivos. El primordial es mantener el contacto y la interacción con los deportistas. Hay prácticas lúdicas, otras más enfocadas en el mantenimiento físico y/o técnico y algunas orientadas al análisis del juego.
Con respecto al año pasado con el trabajo virtual, nos pudimos organizar bastante bien con Mauro (Polla) y Lautaro (Suárez). La idea era no dejar de entrenar, pero tampoco agobiarlos con los entrenamientos. Dimos bastante libertades y eso creo que nos ayudó a que la asistencia se mantenga de un 80% para arriba en todo el año. La verdad que la aceptación de los chicos fue buenísima, salvo ausencias por situaciones particulares, después se mantuvo muy alto el porcentaje de presencialidad, lo cual fue muy positivo para todos más que nada para el grupo.
Todos tiramos para adelante, siempre en el mismo carro y tratando de pasar el tiempo juntos entrenando. Más allá del trabajo que hacíamos en esa hora u hora y media por zoom, muchos seguían practicando de forma individual o se juntaban a entrenar. Por todas estas cosas pienso que la conexión grupal fue muy buena», explicó.

¿Cómo plantearon el trabajo en cada grupo?
Siempre apuntamos a lo que cada uno podía hacer desde su casa con los materiales que tenía a su alcance. Nos basamos mucho en el trabajo con peso corporal, pesos libres y posturas. Es decir, la fuerza que podía aplicar cada uno desde su lugar, incorporando algunos elementos poco convencionales como mochilas, bidones, etcétera.
Tratamos de reemplazar los trabajos que habitualmente hacíamos y mantener la carga de trabajo.
Otros días eran trabajo de básquet, técnica. En lo que sí coincidimos fue en tratar de trabajar ciertos bloques dándole tiempos de trabajo y tiempos de pausa.
Intentamos que todo el trabajo que se haga sea de corta duración, pero a una intensidad, en lo posible, bastante alta porque es lo que demanda el deporte y lo que más necesitábamos a futuro, no perder esa capacidad explosiva y aeróbica para poder jugar.

ALEM Y SU PASO POR LA PRESENCIALIDAD

La pandemia permitó, en un período corto, volver a la presencialidad, pero luego de la explosión de casos por coronavirus en el país, se volvió a las clases virtuales.

«Lo primero que hicimos en la vuelta fue poder encontrarnos al aire libre con los trabajos físico. Hice hincapié en algunas particularidades con respeto a los apoyos, la movilidad en general porque después de mucho tiempo sin moverse se necesitaba trabajar sobre los apoyos, sobre algo de técnica de carrera. De alguna manera retomamos todo lo que se había visto años anteriores. Después, traté de meter carga de trabajos intermitentes para acercarlos un poco a la cancha. Si uno piensa en el básquet, son acciones de poca duración, explosivas con cambio de dirección, de velocidad, acción y reacción. Traté de llevar un poco eso, más allá de no estar dentro de la cancha, poder aplicarlo para que ellos de a poco se vayan readecuando al deporte. La verdad que no hubo una pérdida muy grande de las capacidades en cuanto a lo que veníamos haciendo», explicó.

Y agregó: «0bviamente faltaba ritmo de trabajo y de juego, eso se notó en los primeros entrenamientos en cancha. Lo positivo fue poder haber estado con ellos todo el año, nunca dejar de entrenar y obviamente la vuelta. La emoción y motivación de volver a los entrenamientos fue lo mejor que podemos resaltar del año pasado».

Sobre las sensaciones de los chicos, afirmó: «nuestro objetivo era que el grupo siga conectado, unido, que sigan entrenando y que nadie vaya quedando afuera porque tenemos en claro que los resultados llegarán con un trabajo a largo plazo. Más que nada porque era una situación nueva y particular para todos. No es una sensación muy buena la que habíamos pasado cuando tuvimos que dejar de ir a la cancha. Nuestro objetivo era seguir todos juntos y me parece que se logró», cerró.

Informe y foto: Prensa Club Alem

Facebook

Seguínos en Twitter

Más de Leandro N. Alem