Seguinos

Especiales

Alejandro Ramallo: “Siempre me gustó dirigir, y cuando algo no me gustó me fui”

Alejandro Ramallo Maxibásquet 2019

Alejandro Ramallo le puso fin a su carrera profesional como árbitro luego de 29 años dirigiendo en la elite del básquet nacional y sudamericano.

“La decisión no se dio solo por la pandemia. Hay un cambio generacional y dirigencial en el arbitraje argentino, y yo no soy de decir que sí cuando no estoy de acuerdo. Entonces tenía dos opciones, o me voy o me peleo, y ya estoy grande para andar peleándome. Asique fue un combo de cosas que hicieron que me vaya. Yo siempre fui el mismo. Me divertía y me gustaba, y cuando algo no me gustó me fui” señala el Negro.

“La pandemia ayudó a mucha gente a tomar decisiones. La última vez que cobramos los árbitros fue en abril, así que tuve que salir a hacer algo. Y por suerte un amigo me dio trabajo, no me puedo quejar” agrega.

La carrera de Alejandro Ramallo

Si bien nació en Córdoba, Bahía lo adoptó desde muy chico y le transmitió la pasión por el básquet.

“Jugué en El Nacional y un año en Alem. Bah, jugar jugaban los buenos, yo entrenaba. Pero eso me llevó a ser lo que soy. Porque la realidad es que si no era árbitro podría haber terminado siendo cualquier otra cosa” describe Ramallo.

Las circunstancias de una vida muy complicada y convertirse en adulto siendo un chico lo llevó a comenzar a arbitrar, por pasión y para tener su primer sueldo.

“Arranqué de casualidad y después fue mi fuente de ingreso. Yo me quedé solo a los 15 y necesitaba el mango. Lo disfruté desde el primer momento y por suerte todo me llegó muy rápido”.

El último partido de Alejandro Ramallo fue el 10 de marzo en Olavarría arbitrando la Liga Argentina. Tenía como próximo compromiso dirigir en Plottier el 14, pero la pandemia lo obligó a quedarse en Bahía.

La verdad es que no extraño porque afortunadamente hice todo. Conocí lugares como Australia, Nueva Zelanda, que nunca en mi vida pensé que iba a ir. Viajé representando a la Selección Argentina y muchas cosas más que uno nunca se imaginó que le iban a pasar. ¿Vos me preguntas si fue un sueño? y la verdad es que nunca lo pensé ni en un sueño”.

Alejandro Ramallo Maxibásquet

¿Cuál fue el mejor partido que te tocó dirigir?

Por suerte tuve muchos grandes partidos. Dirigí dos finales de Preolímpicos, que después de los Juegos Olímpicos es lo mejor que te puede pasar. Puedo decir que llegué al segundo escalón a nivel mundial. Y después hay millones. Finales de Liga Nacional, de Liga Sudamericana o de Bahía. Por suerte fueron un montón y siempre se disfrutaron.

¿El mejor jugador?

Manu Ginóbili sin dudas. Sumaría también al podio a Oscar Schmidt y José Juan Barea. Son los que realmente me llamaron la atención porque son distintos al resto. 

¿Y qué entrenador te llamó más la atención?

Justo son mis amigos, pero para mi a los mejores que dirigí fueron el Oveja Hernandez y el Nestor Garcia. En su momento también Flor Meléndez. Seguramente me olvide de algunos, pero esos son tipos que están adelantados al resto. Hacen cosas que no son muy lógicas.

Por ultimo, el Negro le deja un mensaje a las nuevas generaciones: “Siempre les digo a los chicos “cuanto más despacio vas, más rápido llegan” al revés de la lógica. Lo que no tienen que perder es la esencia y luchar por lo que quieren, porque todo en la vida llega”.

Alejandro Ramallo dirigió las finales del Preolímpico femenino de México 2003 y Valdivia 2007. Estuvo en 23 temporadas de la Liga Nacional y un total de 918 partidos. Fue árbitro internacional de 1999 a 2014. Entre medio, no dejó nunca de lado el básquet de la ciudad que lo adoptó, y que sin lugar a dudas los seguirá disfrutando. 

 

Facebook

Seguínos en Twitter

Más de Especiales