Seguinos

Clubes

El Nacional: el Cajón de Drago cumple años

El Nacional

El 9 de abril de 1939 un grupo de socios del por entonces Club América (hoy El Nacional) inauguró su sede social ubicada en Chiclana 673.

La institución celeste es una de las centenarias de la ciudad, con una historia plagada de éxitos en varias actividades, destacó como animador y proveyó a la selección de básquet de Bahía con infinidad de jugadores. Hoy su casa primigenia cumple años y hablamos con su presidente Mariano Arzuaga, para que nos comente lo que significa El Cajón para la institución.

¿Qué representa la sede de Chiclana para el socio de El Nacional?

“Para nosotros la sede de Chiclana o el “cajón de Drago”, como popularmente se lo reconoce, es de mucho simbolismo. Es como nuestra primera casa, más allá de que antes tuvimos otras sedes, es esa la que se asocia al barrio, al básquet, las bochas y las fiestas como aquellas primeras actividades que hicieron destacar al El Nacional o Club América como se lo denominaba por ese entonces”.

“Todos los socios y jugadores de esa época eran vecinos y formaron parte en los inicios de la edificación del lugar como centro de reunión. Ese grupo de vecinos y familias llevaron muy alto a los colores de la institución, como la familia Merlini, entre otras”.

La funcionalidad del “Cajón de Drago”

“Desde el aspecto funcional, es muy importante porque mantenemos varias actividades, como es el básquet, la gimnasia artística, la administración del club. Estas son una serie de actividades que dan soporte a lo que es la masa total de actividades y socios del club”.

“El tercer aspecto que involucra a la sede es su valor inmobiliario, porque pese a que es una propiedad antigua, en lo patrimonial tiene mucha importancia”.

“Las actividades que realizamos en el lugar tienen que ver con una escuela de básquet infantil que hace de complemento a toda la actividad que se desarrolla en la quinta. Tenemos un número importante de chicos y chicas que practican allí. Las chicas de la gimnasia artística también realizan sus prácticas ahí, sumado a lo estrictamente burocrático y administrativo de la institución”.

Poniendo en claro la situación de la posible venta

“Con respecto a la puesta en venta del lugar, está bueno poder aclarar que hace unos 15 años lo que en realidad hicimos fue hacer un estudio de impacto para determinar dónde se encontraba nuestra masa societaria. Como resultado de la misma, nos dejó un número abrumador que indicaba que la mayoría estaban en lugares aledaños a la quinta. A raíz de ello, se pidió la autorización en la asamblea anual para que la Comisión Directiva pueda disponer de la venta de la sede de Chiclana en caso de que se presentara una oferta conveniente para el Club.

“En estos últimos años la perspectiva ha cambiado, porque un grupo de socios y referentes de la institución como son Luis y el Leche Merlini, Raúl López, Jorge Panise y Esteban Espósito se pusieron al hombro la tarea de refaccionar la propiedad y le ha dado un empuje gigantesco al lugar. Esto nos lleva a repensar la funcionalidad del lugar para el club y esa idea de venderlo queda en suspensión salvo que llegue una oferta muy conveniente para la institución y siempre y cuando los socios estén de acuerdo en realizarlo”.

 

Facebook

Seguínos en Twitter

Más de Clubes