Seguinos

Especiales

El clásico de la ciudad, 92 años después

Beto y Lito - clásico Olimpo Estudiantes

Bahía Blanca se paraba. El partido se jugaba desde los días previos y continuaba días después. El clásico de nuestra ciudad, de la capital del básquet, Olimpo contra Estudiantes, Estudiantes contra Olimpo, cumple 92 años.

Un día como hoy pero de 1929 se jugó el primer partido de lo que, años después, se convirtió en la mayor rivalidad de nuestro básquet.

Ambos equipos fueron pioneros en los inicios de la actividad siendo parte de la fundación de la Asociación Bahiense de Básquet (el 11 de enero de ese mismo año).

Por aquel entonces no los separaba la calle Angel Brunel. El Albo hacía de local en una cancha descubierta en el Parque de Mayo, donde se disputó este primer encuentro. 

“El encuentro ha despertado en todos los círculos afectos, un interés singular, pues se espera con fundados motivos que dé lugar a alternativas ampliamente animadas. Es la primera vez que se enfrentarán esos conjuntos, por lo que es difícil hacer un pronóstico más o menos fundado con respecto a las probabilidades que lleva a la lucha cada uno de los rivales. Solo existe una circunstancia para poder establecer un parangón de poderío y ella es la actuación de cada conjunto contra Pacífico”, publicaba en la previa el diario gráfico La Nueva Provincia.

La victoria fue para el aurinegro 15 a 11. La síntesis del diario: 

Estudiantes (11): José María Torrea, Arturo Bertoni, Julio Olivares (4), Juan A. Pesoa (4), Martín Neiiendam (2), Carlos Cornídez (1) y Victorino Berrade.

Olimpo (15): Bruno Biondini (6), Guillermo Wallace (1), Nicanor García Castelo, Prudencio Alvarez (6), Arturo Salanueva (2) y Juan Pedro Muñiz.

Clásico Estudiantes - Olimpo

Los años posteriores lo tuvieron como protagonista a Estudiantes, que se coronó campeón en 1930, 1931, 1932, 1933 y 1934. Mientras que Olimpo fue desafiliado en 1932 por un incidente en un partido de menores.

EL RETORNO DEL AURINEGRO Y EL NACIMIENTO DEL CLÁSICO

Tras más de 20 años de desafiliación, Olimpo volvió a las competencias de la Asociación Bahiense de Básquet en 1955. Para ese entonces, Estudiantes ya era el máximo ganador de Primera División con 9 títulos.

En 1960, el aurinegro logró el ascenso a Primera con Lito Fruet en sus filas. Y allí fue donde se gestó el clásico bahiense.

En primer lugar, Estudiantes ya se había mudado a Santa Fe 51 en su emblemático Osvaldo Casanova. La cercanía (calle de por medio) los direccionó a una rivalidad eterna. 

Por otro lado, Olimpo volvió a la máxima categoría para pisar fuerte: conquistó los campeonatos de 1961 y 1962. 

Pero si de Olimpo y Estudiantes hablamos, es imposible no pensar en Atilio Fruet de un lado y Beto Cabrera del otro. De un lado de Angel Brunel, Mandrake y su talento. Del otro lado de la calle, Lito y su actitud. Solamente en la capital del básquet podía ocurrir.

Los máximos emblemas de cada camiseta enfrentados uno al otro, siendo rivales y amigos a la vez, protagonizando decenas de partidos que paralizaban a la ciudad simplemente para verlos a ellos. 

Clásico Estudiantes - Olimpo

En aquellos años (hasta la llegada del profesionalismo en 1983), Olimpo cosechó 15 conquistas y Estudiantes 7. 

Luego llegaron los años de Liga Nacional en donde, una vez más, ambos equipos albortoban una ciudad completa, llenando estadios y animando uno de los eventos deportivos más recordados de nuestra historia.

En la actualidad son los máximos ganadores en Primera División. Olimpo es el que se mantiene en lo alto con 19 conquistas, mientras que Estudiantes lo sigue con 16 campeonatos.

Fuente y fotos: La Nueva.

Facebook

Seguínos en Twitter

Más de Especiales