Seguinos

Especiales

Cristian Lambrecht: «9 de Julio es mi casa y está en mi corazón»

Cristian Lambrecht

Cristian Lambrecht se fue de Bahía Blanca hace un año en busca de nuevos desafíos y el ex Bahía Basket concretó su llegada a la ACB, de la mano de Bilbao Basket.

CRISTIAN LAMBRECHT: «LA ACB ESTÁ A OTRO NIVEL EN CUANTO INFRAESTRUCTURA»

Cristian Lambrecht

Cristian Lambrecht en sus tiempos de Bahía Basket

Hablamos con el preparador físico bahiense de extenso recorrido en el básquet profesional y con vinculación directa con el proyecto basquetbolístico vigente en 9 de Julio.

Cristian Lambrecht fue uno de los que pergeñó el plan deportivo actual de 9 de Julio, tuvo que partir hacia Lituania para cumplir con sus compromisos con la selección venezolana y a partir de allí, se estableció en España, donde lleva varios meses trabajando.

Después de haber estado vinculado al Pormete de Logroño, dio el salto a la liga más importante a nivel FIBA del mundo y estará trabajando en el Bilbao Basket de la ACB.

De 9 de Julio a Venezuela y de allí a España. ¿Cómo fue tu etapa en 9?

«En 9 de Julio tomé contacto con la palabra salud, también con el deporte y allí, descubrí mi vocación por la actividad y la docencia. Todo esto gracias a excelentísimos referentes, como Julián Holgado, Jorge Morresi, Pablo Videla, Rodrigo Badano y dirigentes como Eduardo Cucchetti y Raul Krenz que creyeron en mi, apostaron por mi y me facilitaron muchas herramientas que yo luego pude capitalizar y aprovechar, pero me dieron la libertad que todos necesitamos para poder explotar nuestro potencial».

«En el club descubrí el amor por este maravilloso deporte que es el básquet, sumado a vivir en Bahía Blanca que es un condicionante muy importante, teniendo en cuenta lo que significa el deporte en la ciudad y la influencia que tuvo en mi carrera».

Cristian Lambrecht

Cristian Lambrecht en la selección venezolana

Estuviste vinculado con la selección venezolana ¿Cómo fue esa experiencia fuera del país?

«El trabajo en Venezuela fue algo completamente distinto, ante todo porque era en otro país, además trabajar con jugadores mayores que estaban en medio de un proceso de cambio generacional. Los objetivos eran distintos, las formas de manejarse también lo eran».

«Tuve que aprender la idiosincrasia de los venezolanos para poder adaptarme de la mejor manera. Además, comprender el contexto de la competencia que estábamos atravesando, tanto el proceso mundialista o la clasificación a los Juegos. A todo esto, también saber que era lo que pretendía Fernando Duró como entrenador en jefe y qué necesitaba o pretendía de mi trabajo».

Fuiste a Europa en busca de un desafío profesional, pero me imagino que también para seguir capacitándote. ¿Cuán importante es para vos seguir asimilando conocimiento?

«Considero que el conocimiento es provisorio. Estamos en un mundo de cambios en el que el ser humano va mutando todo el tiempo y nosotros que trabajamos con personas, necesitamos estar todo el tiempo adaptándonos a ese contexto dinámico».

«No es lo mismo el jugador del 2010 que el de ahora, o con los que trabajé en 9 de Julio, los contextos, los lugares y los tiempos son muy dinámicos y por eso, hay que actualizarse, hay que capacitarse, hay que abrir la cabeza y los sentidos para tratar de percibir y aprehender de todo ello».

«Vine a Europa para eso, en busca de un entorno completamente nuevo, exigente, que me lleve a mejorar a crecer como profesional y ser humano. Estoy convencido de eso y por ello, quiero seguir avanzando en este camino».

¿Cómo fue la conexión con Bilbao Basket?

«Conocía al preparador físico de club, Roberto Molina, que es de Logroño, una ciudad en la que viví el año pasado. Una vez que llegué a España lo contacté inmediatamente, porque entendía que era una persona de la que podía aprender y meterme de lleno en lo que es el básquet de la ACB: cómo son los jugadores, cómo se trabajaba en la preparación física, que se les demandaba y que no, que era lo que él básicamente hacía y, fundamentalmente, cómo lo hacía».

«Forjamos una muy buena relación y al momento en que partió rumbo a Alemania sugirió mi nombre para reemplazarlo. Dio sus referencias a los dirigentes y de esa manera llegué a Bilbao Basket».

Estuviste en Liga Nacional con Bahía Basket y en selección con Venezuela ¿Cómo calificás este paso a la liga FIBA más importante del mundo?

«El haber estado ocho años en la Liga Nacional  y particularmente  en Bahía Basket, que es una de las organizaciones que considero top del país, fue ideal, para mi porque me dieron el espacio y las herramientas necesarias para desarrollarme en total libertad».

«Desde Pepe, pasando por todos los que componían Bahía Basket en ese momento: Sepo, Leandro Amigo, Facu Duran, Pancho Jasen, Juan Espil, el Puma Montecchia estaba en un lugar ideal para aprender y me hacían mejorar cada día. Eso me permitió forjar buenas herramientas para poder irme al exterior, como en el caso de Venezuela y poder estar a la altura de las circunstancias y tener lo necesario para poder ahora estar en Bilbao Basket».

Cristian Lambrecht

Cristian Lamcbrecht en Bahía Basket

¿Cómo es, desde lo profesional, trabajar en ACB?

«En lo que es infraestructura, comodidad de trabajo, cantidad de recursos humanos disponibles y  recursos de tiempo, es incomparable a lo que viví en torneos locales o la Liga Nacional. Acá todos los recursos están pensados y pergeñados para el club y su actividad, lo que facilita muchísimo el trabajo del día a día».

¿Cuál es tu objetivo desde lo personal en esta experiencia europea?

«Mi objetivo es seguir dando pasos adelante, tratando de abrirme a nuevas realidades para poder ir forjando nuevas y mejores herramientas, que el entorno me vaya mejorando a mi mismo y ver que puedo aportar a los lugares donde me toca estar».

¿Seguís al tanto del proyecto en 9 de Julio?

«Sigo al tanto todo el tiempo de lo que está pasando en 9 de Julio. Tengo a tres de mis cuatro sobrinos jugando en el club, lo cual me llena de felicidad y orgullo. Estoy en contacto con la dirigencia, con los entrenadores, con algunos jugadores».

«Hace tres años presentamos un proyecto junto a Diego Costa, Raúl Krenz y Javier Alomar y ellos están haciendo un grandísimo trabajo. La cantera es cada vez más numerosa, cada vez hay más ideas para implementar y se van sumando gente a colaborar, lo que me pone muy contento».

«9 de Julio representa muchísimo para mí, lo llevo en el corazón, así que es imposible alejarme de él, por más que no esté en la ciudad».

Cristian Lambrecht, uno más de los Bahienses por el mundo que nos llenan de orgullo y representan el básquet de la ciudad de la mejora manera.

Facebook

Seguínos en Twitter

Más de Especiales