Seguinos

Especiales

Se cumplen nueve años del día que el jardín Nº 942 fue bautizado con el nombre de «Alberto Pedro Cabrera»

Alberto Pedro Cabrera

El 18 de noviembre de 2011, hace exactamente nueve años, el nombre de Alberto Pedro Cabrera volvía a trascender los límites del básquetbol.

El Jardín de Infantes Nº 942, ubicado entre las calles Italia y Fattone, era bautizado con el nombre de la leyenda del básquetbol bahiense, algo que también ocurre de una de las principales avenidas de ingreso a la ciudad.

Los niños y sus familias fueron quienes votaron a Cabrera, llevando al jardín a ser la primera institución educativa bahiense que lleva la nomenclatura de un deportista.

Señala La Nueva Provincia que «Los chicos realizaron una investigación sobre su vida, conocieron la cancha de sus comienzos, dibujaron sus dobles y sus camisetas y plasmaron las obras artísticas en una muestra en los pasillos y salitas del jardín».

«Los chicos aprendieron el valor que tiene el deporte en la vida y cuya práctica él llevó a que la ciudad sea reconocida la capital del básquet», señaló Leticia Lista, directora de la institución, al mismo tiempo que enalteció la humildad, sencillez y el respeto de Cabrera.

ALBERTO CABRERA, UN DEPORTISTA EXCEPCIONAL

«Era muy fácil ser amigo de ‘Beto’. Y era un deportista excepcional», señaló el periodista bahiense Rafael Emilio Santiago a La Nueva Provincia el día del homenaje. «En realidad, era «El deportista». Este homenaje es importante por lo que implica mantener la memoria. Que lleve su nombre es hacer justicia», amplió.

Como parte del acto, se entonó el himno al básquet, los pequeños cantaron el tema «Usted es un grande» y narraron a los presentes la vida de Cabrera. Agrega La Nueva Provincia que «luego, como no podía ser de otra manera, hicieron un mini partido de básquet en la calle».

Participaron del homenaje familiares de ‘Mandrake’, ex jugadores de básquetbol, dirigentes locales, autoridades educativas, políticas e invitados especiales.

Alberto Pedro Cabrera, símbolo de Estudiantes y de las Selecciones de Bahía Blanca a lo largo de su rica historia, falleció el 12 de agosto de 2000, dejando una huella imborrable en el básquetbol argentino.

Facebook

Seguínos en Twitter

Más de Especiales