Seguinos

Leandro N. Alem

Hernán Montenegro debuta en el básquet mayor

Montenegro

Hernán Abel Montenegro comenzaba a dar sus primeros pasos en el básquetbol mayor  un 9 de diciembre de 1980, con solo 13 años.

Favorecido por su físico muy alto y espigado, infrecuente en un chico de tan corta edad, comenzó a jugar al baloncesto a los 5 años.

“Mi inicio fue veloz. Por suerte o por desgracia, no sé. Yo nací alto, con un don especial y, cuando quise acordarme, estaba debutando en un club chico (Alem), dentro de un contexto especial, en Bahía, la Capital del Básquet, en un torneo que quedó en la historia por la llegada de extranjeros de altísimo nivel. Ese día cambió mi vida, fue mi lanzamiento al planeta. Y luego todo fue muy rápido”, explicó Montenegro en una entrevista con Infobae.

En su debut en la máxima categoría del básquet bahiense, Leandro N. Alem venció a 9 de Julio por 106 a 79.

“Nosotros nos mudamos a la otra punta de Bahía, al barrio Rucci, y yo tomaba dos colectivos para ir a entrenar a Alem. Yo acompañaba a mi hermana, iba a la escuela y, a la salida, con el guardapolvo, mi bolsito y el sándwich de queso que me hacía mi vieja, porque no teníamos para jamón, me iba caminando hasta el club. Entrenaba de las 17 hasta bien tarde, con todas las categorías, y llegaba a casa después de la medianoche”, explica Montenegro sobre sus comienzos y las dificultades que le tocó atravesar en ese entonces.

Luego se cruzó de vereda para jugar en su querido Villa Mitre de la misma ciudad.

En 1986 se viste la camiseta de Olimpo de Bahía donde debuta en la Liga Nacional el 14 de marzo, a los 19 años. Esa temporada se consagra subcampeón de la Liga Nacional al perder ante el Ferro de Miguel Cortijo la serie final por 3 a 1.

Ala-pivote atlético de 2.08 metros, Montenegro marcó época por su versatilidad y flexibilidad, características no muy comunes en ese entonces en el básquetbol doméstico. A su facilidad para desplegar sus artes, merced a su importante porte físico, le sumó una cuota de inteligencia y viveza para entender los momentos clave de los partidos.

Foto: Gentileza La Nueva.

Facebook

Seguínos en Twitter

Más de Leandro N. Alem